Los ratos más hermosos de la vida siempre suelen ser breves
pero nunca se desatan fuegos en las vidas abreviadas.

 

Así que llueve, como una tormenta si es que algún día llueves,
Y si atacas ve con todo como si fueras legión armada
Porque nunca podrás alcanzar nada si algún dia no te atreves,
Y no hay peor tristeza que la de una vida desperdiciada

 

Hay que explotar, ser letal, hay que pelear y dejar marcas;
Sitiar ciudades, conquistar, debes zarpar y quemar las barcas.

 

Mírarse cada mañana al espejo y ser mejor que ese reflejo
Pensar todo como un viejo; sin apretar más de lo que uno abarca
Y valorar siempre el buen consejo como el mayor de los monarcas

 

-Emanuel Fernández

Anuncios