-VIII-
 

Ella era hermosa; una intensa epifanía,
 

era la hoguera a la que amaría pertenecer.
 

En su mirada había un fuego que me encendía;
 

pero nunca se enteró de que hacía mi corazón arder.
 

-Emanuel Fernández

Anuncios