-XII-
​ 
Me basta saber que un día podrías saber que te escribo
Y que mientras lees sonrías como yo sonrío y te he soñado.
Me basta que mi pluma pueda encender tus sentidos
Y que te ilumine el rostro bajo este mismo cielo arrebolado.
 
Me basta que sepas que vuelvo a sentirme pequeño
Por saber que alguien como tu puede existir.
Porque basta saber que existes regia, indomable y sin dueño;
Hermosa, me basta saberte viva para sonreír.
 
-Emanuel Fernandez

Anuncios