#1
 
El placer que me provoca ver cuando los números del vagón del metro en el cual voy son pares, o simétricos.
 
Y suelto una pequeña sonrisa sin más dentro de mi, porque, aunque no pasa siempre, esa cosita, esa pequeña parte de mi día, está, claramente, en orden.
 
Entonces
sonrío,
y ya.
Por nada.
Por todo.
Porque sí.

Anuncios