Hoy, creo que te vi,
o quizás no, no eras tu.
Pero si es asi, entonces sé
que también tú me viste a mi.
 
Y nos dijimos tanto
en tan poco tiempo,
amenizados por el canto
del trajín del momento.
 
Me sacudió tu mirada
me enredaron tus ojos;
tu cabeza despeinada
tus pequeños tennis rojos.
 
No es la primera vez que pasa
ni el primer día que nos vemos
Ojalá un día nos detengamos,
y tras un «hola», juntos caminemos.
 

-Emanuel Fernández

Anuncios