Hoy claramente entiendo
que te inventé en mi cabeza;
que te idealizaba solo y ciego
entre mis sueños y tristeza.

Te adobé con mi esperanza
y fue un error tal ligereza
pues no fuiste más que un sueño
con delirios de grandeza.

-Emanuel Fernández

Anuncios