—XX—
 
​Me alegraría hasta lo sumo
que escribieras o regresaras,
aún tras cinco eternidades
y mil sonrisas apagadas.
 
Porque resulta de lo más grato saber
que hay alguien a quien uno le importa;
que uno también puede inspirar amor
y largos desvelos en una vida tan corta.
 
Sin embargo, no espero verte volver
aunque sí quisiera volver a verte
para dejar claro que tú sí existes
y que tropecé contigo un día con suerte.
 
Porque así como una estrella fugaz
que por instante enciende el cielo,
existe también gente cual fuego
que llega e ilumina el alma en una hermosa brevedad.
 
Versos

Anuncios